CUALES SON LOS CUIDADOS QUE DEBEMOS CONSIDERAR PARA MANTENER UNA PIEL SANA Y EVITAR EL ENVEJECIMIENTO PREMATURO

La salud es una parte esencial de la vida y la felicidad. El aspecto físico es, a su vez, un componente esencial de la salud.

El cuidado apropiado de la piel, resulta de vital importancia para conseguir, mantener y prolongar su aspecto saludable, y contribuye de forma definitiva al bienestar general, tanto físico como psicológico, de cualquier individuo.

No debemos olvidar que la piel no es sólo la estructura biológica responsable de nuestra apariencia física, sino que es un órgano complejo con importantes funciones en la protección y defensa de nuestro organismo frente a numerosos agentes externos que le resultan nocivos, como la radiación ultravioleta, los cambios de temperatura exterior, los microorganismos y los traumatismos de todo tipo.

El envejecimiento de la piel conduce irreversiblemente a la aparición de los cambios en la piel como: sequedad, alteraciones en la pigmentación (manchas marrones o nacaradas), pérdida de la elasticidad en la piel, arrugas y un sin fin de tumores premalignos y malignos que obligarán a realizar tratamientos más o menos invasivos.

Los cuidados a considerar para mantener la piel sana se basan en: la limpieza, la hidratación, la fotoprotección y una alimentación balanceada.

- La limpieza de la piel con el objeto de eliminar los contaminantes ambientales y las secreciones personales -sudor, sebo-.

- La hidratación nos permitirá restaurar los sistemas de humedad natural de la piel, que puede verse alterada incluso por la limpieza más suave, tenemos en el mercado los derivados del ácido retinoico (tretinoína, isotretinoína), los alfa y betahidroxiácidos (ácido glucólico, ácido láctico, ácido salicílico), las ceramidas y los antioxidantes (vitaminas E y C).

A todos estos productos se les atribuye la capacidad de mejorar la textura de la piel haciéndola más suave, luminosa y tersa, suavizar las manchas, estirar la piel y eliminar las arrugas más finas.

-La fotoprotección puede retrasar o incluso evitar los efectos nocivos de la radiación ultravioleta y el fotoenvejecimiento.

Sabemos con certeza que los efectos del fotoenvejecimiento pueden reducirse si se evitan las exposiciones solares prolongadas, si se utilizan las cremas fotoprotectoras de forma adecuada, si se evitan las quemaduras solares, en especial durante la infancia y la juventud y, en general, si se utilizan todos los medios a nuestro alcance (sombreros, ropas, sombrillas, etc.) para disminuir al máximo el tiempo de exposición solar acumulado a lo largo de toda nuestra vida.

-Los principales antioxidantes orales son las vitaminas C, E, A (carotenoides), el ácido lipoico, el cinc, el selenio y las sustancias fotoquímicas, como los flavonoides, isoflavonas, la coenzima Q.

Se necesita adaptar la toma de suplementos antioxidantes a las necesidades personales definidas (fumadores, tercera edad y deportistas).



Compartir en: Twittear Facebook


VER MAS ARTICULOS

Diseñado por: Roberto Quirola